NUESTRO PROGRAMA PROPONE UNA POLÍTICA PRESUPUESTARIA JUSTA

UNA POLÍTICA PRESUPUESTAR!A JUSTA

A) LOS INGRESOS

PROBLEMA

1)        La carga impositiva no cumple el principio de equidad. No estamos ante un sistema realmente progresivo donde quien más tiene más paga. Ni siquiera estamos ante un sistema proporcional, donde todos pagaríamos en igual proporción a los ingresos que generamos. Lo que ahora existe en España es un sistema REGRESIVO. Los más enriquecidos disponen de fórmulas para conseguir que el porcentaje de lo que tributan sea menor, considerablemente, a lo que tributan las clases medias. Los tipos de gravamen a los que se sujetan las grandes fortunas son ridículos. Es decir, los impuestos se centran en clases medias y PYMES. Las personas situadas en las clases medias y los pequeños empresarios carecen de capacidad e influencia para aplicar ingeniería fiscal, dejando el tipo final efectivo de gravamen del impuesto de sociedades en el 3,5%. Pero esto sí lo consiguen las empresas del IBEX. En el estado actual de nuestra crisis económica esta situación es, por completo, insostenible.

2)        El delito fiscal es nominal. En ningún país del mundo gusta pagar impuestos. Lo que ocurre en España es que la normativa no es seria. No nos engañemos: Ouien no paga sus impuestos, más allá de cierta cuantía, debería ¡r a la cárcel. Pero en nuestro país las personas más enriquecidas lo saben: Si pagan durante el procedimiento penal, bajo ciertas condiciones, se archivará el proceso por delito contra la Hacienda Pública (excusa absolutoria).

3)        Tampoco cumple el sistema tributario el principio de suficiencia, dada la persistencia del déficit público en nuestras cuentas. Ello se debe a que en España la recaudación se ha derrumbado, sobre todo en comparación a los países de nuestro entorno. Es preciso buscar nuevas fuentes de obtención de ingresos, sostenibles, respetuosas y y que no entren en conflicto con el principio de equidad impositiva.COMO LO QUEREMOS CONSEGUIR

1)        Simplificaremos el sistema tributario, haciéndolo descansar en impuestos realmente progresivos, que no asfixien a las PYMES ni a las clases medias. Será un sistema tributario simple, fácil de entender y explicar, sin las complejas desgravaciones, exenciones, reducciones, y un largo etcétera. Podremos gestionar el pago sin ser expertos, ahorrándonos el coste de un asesor que domine las normas y novedades en el mes de mayo de cada año.

2)        El intercambio de información en asuntos tributarios sigue en pañales entre los Estados miembros de la UE. Es bochornoso: Ha tenido que ser EEUU quien ha empujado (a través de FATCA) a la UE para diseñar un sistema de intercambio de información tributaria. Será base de este intercambio el automatismo, sin necesidad de justificar la solicitud por el Estado requirente.

3)        La UE debe desplegar un papel más activo en la lucha contra los paraísos fiscales. Estamos jugando con la sostenibilidad del modelo de Estado del Bienestar. No cabe escatimar esfuerzos. La UE debe liderar la lucha internacional contra el secreto fiscal. También contra los paraísos que continúan haciendo el agosto con las rentas altas de todo el mundo.

4)        Reorientaremos la aplicación del sistema tributario. Concentraremos los esfuerzos sobre grandes empresas y rentas altas, por complicado que resulte a la Administración. Así, evitaremos que la complejidad de los asuntos orienten los esfuerzos en otros contribuyentes, beneficiando a los más enriquecidos.

B) LOS GASTOS

PROBLEMA

No conseguimos limitar el gasto generando equilibrio presupuestario, evitando trasladar el pago de nuestros gastos presentes a nuestros hijos y nietos. La “patada hacia adelante” ya no es una opción. No es lo que nuestros hijos esperan de nosotros. Las estadísticas del déficitson evidentes. Es siempre la misma historia: Se fija un objetivo de déficit público, pero luego se ve superado por la realidad, por la falta de capacidad de nuestros políticos (en el mejor de los casos…). Nuestra clase política no respeta sus compromisos, ni abandona la política populista (“cortar la cinta”). Es la política de nuestra España tradicional, la guiada por el dicho “el que venga atrás..”. El déficit se acuerda sabiendo, de antemano, que no se alcanzará el objetivo. Sobre la base de un simplismo pasmoso o de una ineptitud proverbial, los políticos de todos los partidos se amenazan entre ellos preguntando al oponente: “¿Qué programas de gasto recortarías tú?”… Y la contestación siempre es vaga. No somos selectivos. No nos aclaramos con los programas de gastos que han de constituir “líneas rojas”, frente a aquellos otros que sí pueden reducirse aún más. Se suele ir a lo fácil, al Capítulo I de los Presupuestos, a los gastos de personal, y directamente se baja la nómina del funcionario. Simplemente porque es la partida más fácil de rebajar con mayor impacto directo.

SOLUCIÓN

1)        Impondremos tesón, preparación y fuerza para emprender una política rigurosa de gastos, capaz de limitar crecimientos abusivos o absurdos, como premisa para poder mantener el Estado del Bienestar, como logro irrenunciable y condición necesaria para la cohesión social de los países y de la UE. Transmitiremos a nuestros hijos una Administración saneada, ordenada y eficiente.

2)        Generaremos reducciones de gastos cuidadosamente seleccionadas y estudiadas. Sostendremos los recursos necesarios para no cruzar las “líneas rojas”; es decir, básicamente dos grupos:

(i)        Los gastos sociales, los vinculados a las clases más desfavorecidas.

(ii)       Los gastos para fortalecer la innovación, la competitividad y reforzar el tejido empresarial, las PYME y el autónomo generador de empleo.

CÓMO LO QUEREMOS CONSEGUIR

1)        La clave de la reducción y la reorientación del gasto hacia áreas prioritarias se encuentra en la incapacidad de nuestros políticos. Los Gobiernos del PP y del PSOE han sido incapaces de poner en marcha un verdadero presupuesto BASE CERO, incorporado con éxito en otros países. Obligaremos al gestor público a justificar desde cero los gastos de cada año. Evitaremos los incrementos automáticos y absurdos de los presupuestos tradicionales.

2)        Nuestros políticos no se han atrevido,no han podido,o no han sabido imponerse a los intereses de algunos burócratas, que ven amenazado su status quo. Obligaremos al gestor público para que Justifique cada euro que se gasta de una vez por todas; cuanto antes impongamos este cambio cultural, mejor.

3)        Estudiaremos y analizaremos los modelos de presupuestos. Racionalizaremos el gasto público. Definiremos barreras de gastos que necesariamente serán infranqueables. Desecharemos a cualquier político que, careciendo de los conocimientos precisos, será pasto del burócrata de turno.

4)        El sistema de presupuestación BASE CERO ha de imponerse, de una vez por todas, en nuestras Administraciones Públicas. Lo haremos. Conseguiremos mayor eficiencia en la asignación de políticas de gasto. Lo que no se justifique se recortará. Responsabilizaremos a los gestores públicos. Generaremos incentivos para ser eficientes. Reduciremos gastos en la ejecución de las políticas de gasto. Y todo esto evitando ir a lo fácil, a descuartizar el Estado Social, o rebajar sin más las nóminas de los funcionarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s